playin’ hooky

08:45

Hoy voy a pasar el día fuera de la oficina. Hay pendientes que voy a resolver y hoy es un buen día para hacerlo.

Notemos el cambio de paradigma: Hay cosas que ‘tengo que’ resolver > Hay cosas que ‘quiero’ resolver > Hay cosas que ‘voy a’ resolver.

Ir a la Universidad Central, y ver qué hicieron de mi solicitud de ‘congelación’ del año de estudio; ir a mi viejo trabajo (clases de inglés) para retirarme definitivamente y quizás sacar algo de dinero del proceso; contactar a la Universidad Abierta, en la cual mi situación no está muy clara, y probablemente retomarla, ya que de continuar el status quo laboral, es una alternativa;

Notemos de nuevo un cambio de paradigma: es mi única alternativa > es una alternativa. Aunque para ser sincero, no sé si hay otra.)

Probablemente visitar a la compañía de subtitulaje para manifestar mi disponibilidad en cuanto mi situación laboral se estabilice (quizá estarían como locos llamando a mi viejo apartamento.)

Se esperan precipitaciones aisladas de llamadas telefónicas, mensajes por Internet e incluso alguna otra forma de entretenimiento.

¿Cómo alguien que considera(ba) ‘ligeramente criminal’ dejar su oficina antes de la 5 PM, se toma el día completo?

Bueno, admito que hay un toque de guilt trip en todo esto, sin embargo, hay asuntos que podrìan manejarse por teléfono. Incluso, está contemplado un paso rasante por la oficina, dependiendo del ‘tiempo (anti)climático’.

10:05

Cuando uno no toma las previsiones, la realidad se enfrenta con uno.

(Translation: if you don’t take care of details, you’ll run into reality. No me gustó cómo quedó la frase en español.)

Me llamaron de la Imprenta Grande, para que me presente ‘Cuanto Antes’ a la impresión de la versión última de Sabby Sabby. (no queda mal ese nombre para un gato.)

Así que saldré de la UCV y me presentaré allá, tarde y vestido de carajito. Morral y botella de agua incluidos.

Analizándome un poco, mi reacción a la expresión ‘Cuanto Antes’ genera dos opciones: 1) Salir corriendo. 2) Tomarme mucho tiempo. Esto me recuerda una vez en Valencia, paseando con una chica (que bailaba flamenco, estudiaba en mi universidad y con la que no llegué a nada), manejando por una intersección con semáforo. La luz estuvo roja mucho tiempo. Cuando se despejó la vía y la luz cambió a verde, un vehículo atrás de mí empezó a sonar su claxon (¿de dónde salió esa palabra?) de manera imperativa y desesperante. Esperé unos buenos segundos, y arranqué lentamente. El otro conductor probablemente se estaría mordiendo el hígado. Ella hizo un comentario en mi onda, yo hice otro; en ese momento me di cuenta de esa clase de reacciones por parte mía. La hice racional. Sé que sucede.

Como un taxi desde la Ucv hasta la imprenta me cobra un poco menos del dinero que tengo en el bolsillo, usaré el metro.

Tarde, y vestido de carajito.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s