Noche

Ocho ventisiete. No llamé al psicoanalista para saber si volvió de Francia y si me tocaba sesión hoy. Tampoco llamé al instituto de inglés para buscar mi cheque de liquidación. No he comido nada más que el sándwich del almuerzo y una 7up Light. Estoy en Altamira, en una cola larga que espera el metrobús que acaba de llegar. Y en lo único que pienso es en Lucky plateado media caja. El kiosco más cercano sólo tiene belmont y cónsul. Yuck. Sin probarlos, yuck. Carlos encendió uno anteayer y me pegó en la nariz; una sensación parecida a la de ponerse boca arriba bajo del agua con la nariz llena de aire. Yuck.

Una amiga me dijo que no se conectaba hoy a Internet porque le agobiaba. Reconozco que eso fue lo que sucedió hoy. Aparte de las tres cortas conversaciones vía bill gates Messenger, no obtuve lo que esperaba. Hasta forcé un poco el límite.

Había decidido contagiarme un poco con el síndrome VD (Día de San Valentín, y no otra cosa, aunque pueden estar relacionadas), e irreflexivamente tratar de obtener alguna nueva emoción. No resultó.

Sin embargo, no me arrepiento. Logre encontrarme con una amiga que hacía más sentidas las tardes, y con quien había compartido algunas cosas. Ella fue una de las primeras personas en conocer otras dimensiones de este ofidio ígneo.

Y hablando de fuego, este elemental ha sido originador de muchas tramas principales en los webcomics. Fuzzy Logic comienza con el incendio del apartamento de uno de los personajes, y termina cuando éste mismo se muda a un nuevo apartamento (con la actuación especial de Tyler Durden, de ‘Fight Club’, una de mis películas preferidas).

La tensión sexual (o romántica, o ambas) de Questionable Content se encamina cuando Faye (comentarios introspectivos más adelante) incendia su edificio tostando pan. Aunque probablemente eso sea una pequeña entrada a esa caja de Pandora que hace de Faye un personaje.

Y en el último comic que he leído, Collage Roomies From Hell (para los iniciados CRFH!!!, los tres ! indican calidad) todo se inicia con una explosión después de un escape de gas.

¿Será que el fuego, que funde los metales y los une en aleaciones, también alimenta en uniòn a las almas? Difìcil saberlo con estos ejemplos.

(hurr… de fuego… hurr…)
؟Leyendo blogs en el trabajo? ،Haz click y escapa antes de quete agarren!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s