20/12/1998

por debajo de nosotros hay una tensión permanente, como el ruido de una máquina vieja que suena constantemente y se hace parte del ambiente, pero por ninguna razón se deja ignorar, manifestándose en cada momento de silencio y en cada conversación, haciendo que unos griten y otros mueran callados. Como el año pasado, calentando motores para salir de aquí, con un pie allá; arrancar instantáneamente para dejarlo todo, arrasando o mas bien rompiendo la gravedad para rociar el ácido del olvido o la gasolina del rencor. Aparentamos estar tranquilos, aunque escondemos los cadáveres de unas situaciones que no han muerto; metemos más esqueletos en el closet y seguimos mintiendo y arrepintiéndonos, buscando una salida cada año, haciendo que se desborde el vaso otra vez, mezclando nuestras aguas hasta lograr la reacción, que fue explosiva el año pasado, y este año ha sido otra dosis más de incertidumbre. Sí, quiero arrancar y darme quince días de olvido.

posted lunes, febrero 16, 2004 @ 10:50 PM


?Leyendo blogs en el trabajo? ?Haz click y escapa antes de quete agarren!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s