2005.12.12 > summer job en diciembre

De vuelta en las filas de los productivos; esta vez como parte de las masas uniformadas de trabajadores temporales que desempeñan labores auxiliares a la intermediación financiera. Más precisamente del área de operaciones y tecnología.
Algún prosaico dirá “bracero de banco”; y me negaré, porque los braceros ganan en dólares. ¡já!

Día lento hoy. Lunes bancario en el centro comercial de altas horas navideñas.
Como todo buen diplomático (supongo yo) cuando llega a ocupar su puesto en una tierra extraña, me apersoné dispuesto a presentar mis credenciales (es un decir) ante la autoridad del local y ponerme a su servicio.
Sin embargo, encontré la casa descabezada. Las autoridades oficiales no estaban por ahí (privilegio de lunes bancario, supongo yo), así que me las vi como en diplomacia de guerra: ‘arréglatelas con quien puedas’. Qué metáfora tan acertada al encontrarme en las trincheras de la atención al público.

Día flojo, como dije. Mi estación de trabajo no estaba en línea, así que observo cómo se manejan los expertos, o mejor dicho, los sen-pai.
Incluso pude terminar con Las Fugas Paralelas, libro excelente (y no lo digo porque el autor sea amigo de la casa), novela laureada que me eludió por varios meses. (Quizá, à la blackfin, publique algunos fragmentos.)

Hablo de ‘día’, aunque realmente me refiero a las horas entre 1530 y 2130. O para ser más fieles a la realidad, de 4 pm a 9 pm. Yo ya me imaginaba arrojado al mundo a las once de la noche, hora de cierre del mall. Pero no, hoy salgo a las 8; parece que no nos toco forzarnos tanto como los verdaderos grunts del negocio, los verdaderos soldados de infantería pecho-a-tierra de cara al cliente: l@s taquiller@s. ¡es@s caraj@s son admirables! ¿Cuántos de ellos llegarán a posiciones gerenciales?
(y si a ver vamos, ¿cuántos de los white-collar-paper-pushers temporales llegaremos a puestos gerenciales? Hay que ver la aplastante cantidad de gente que emplea la banca.)

Un amigo de los links (que no de golf) también encontró un empleo en el procesamiento de datos bancarios. Tanto él como yo venimos de áreas distintas a la banca. Y sinceramente no me gustaría verme viviendo de eso, cuando mí corazón está en otro lado. Y supongo que el de él también. Nada tan poco creativo que llenar formularios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s