Fragmentos de ficción: Fixer 001

 
Ésta antes fue una grande y orgullosa ciudad, con una herida abierta que la dividía en dos. Nadie podía verla, pero aquellos que vivían allí la tenían presente todo el tiempo; y más aún en los días finales; cuando era requisito de vida estar de uno u otro lado.
Nadie sabe dónde se abrió la primera trinchera, pero puedo apostar que fue en la avenida que bordeaba el pie de la cordillera que separaba al valle y al mar.

Bajo tierra, los inocentes que habían corrido a esconderse en los túneles temían la llegada de los vagones, que a veces salían cargados de asesinos cegados e insensibles que buscaban las aceras para atacar.

Ya nadie cuenta esta historia, pero yo estuve allí; y aunque, como muchos, pensaba que con ser espectador nada me sucedería. Pero siempre llega un momento en que la trinchera llega a casa.

Lo primero que recuerdo fue el día en que se fracturó y cayó el gran puente. Posted by Picasa

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s