Diatribas Inconexas: No es azul la puerta


Con un poco de valentía me acerqué a la puerta, a pesar de las voces miedosas: decían que si entraba, nunca podría salir aunque lo quisiera; que es una modestia innecesaria para mí. Sin embargo vi un destello por la rendija y entré.
A mi lado conseguí metales oscuros, frecuencias extáticas, redobles antinatura. Presencias específicas puras y mezcladas, todas agrupadas y conflictuadas entre sí. Chispazos en la interfase y barreras de aire. Cada uno resultaba tentador como la botella con el letrero “Bébeme”. Pero lograr la residencia eterna requería conservarse en una cápsula, y permanecer en ella era perderse.
Así que decidí acortar mi existencia, mientras tomaba de cada uno. Preferiría morir a dquedarme sellado eternamente, y luchar incesante por encerrar a todos aquellos que crucen la puerta.
Yo tomo de ellos y ellos toman de mí, y permítanme la falta de modestia, pero me siento aún más vivo que en la cápsula. Y, ¿sabes algo? Nada humano sobrevive.

 Posted by Picasa

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s