22/05/1992 – blackfin


Así estábamos, sin ropas y vulnerables.
Ella, (¿esperándome? ¿impaciente?) estaba ahí, con su sonrisa imborrable, mirándome, y hacia donde yo fiera me seguía con la mirada. Estoy sudando, quién no. Las gotas caen sin sentido sobre el papel y ella, en la misma posición, me ve, me sonríe.
Pero no puedo hacer nada más allá de esto contigo. Simplemente hay algo que me lo impide.
Aunque sabes despertar ansias, no podremos hacer nada. Por más que me muestres tus tesoros; por más que tus senos y tus ojos grises aceitunados me sigan llamando.
Yo seguiré preocupado, lamentándote, aunque no pueda evitar esta sublevación de las gónadas cada vez que te veo. Lo siento, amor, estoy condenado a estar ansioso de ti. Lo siento, así es el juego.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s