Estilos de vida de los ricos y autoritarios

Después de haber visto “El último rey de Escocia”, y averiguar un poco más acerca del personaje principal, Uno se pregunta todavía queda gente así en este planeta del siglo 21. Albricias entonces, porque radaronline.com ha publicado una especie de sumario del libro Dictator Style: Lifestyles of the World’s Most Colorful Despots de Peter York. El autor se pasea desde Mussolini hasta Tito, sin dejar de visitar a los que aún están vivos.
Dentro de este grupo, encontramos algunos amigos famosos del Teniente Coronel (dado de baja) tan problemático de Venezuela. Es decir, Hugo Chávez.
El que sale de primero es Muhammar Gadhaffi (o como sea que se escriba), mandamás de Libia desde 1969; militar golpista que viste confecciones metalizadas que ruborizarían a cualquier banda de tecnomerengue de los ochenta; no duerme en el mismo lugar dos veces seguidas, y su anillo de seguridad está compuesto por 40 mujeres vírgenes que son verdaderas máquinas de matar; fue anfitrión del primer concurso virtual de belleza, y además de que es propietario, desde 2002, del 7.5% de las acciones del equipo de fútbol Juventus. Quizá los empavó.
Luego, un personaje mediático (South Park y Team America: World Police): Kim Jong Il, heredero del coroto desde 1994; mine menos de un metro sesenta, lo que compensa con zapatos de plataforma, un copete entre militar y Pérez Prado, y algunos misiles nucleares; recluta colegialas para favores sexuales; fanático de la NBA y propietario de más de 20.000 películas, algunas de las cuales obtuvo al secuestrar a una actriz y un director coreanos-del-sur desde 1978 hasta 1986.
También se reseña a Aleksandr Lukashenko de Bielorrusia, reelegido indefinidamente desde 1994. Por decreto, todas las modelos publicitarias deben probar su ciudadanía bielorrusa para salir en los anuncios, nada de Naomi Campbell o Kate Moss; y certámenes de belleza obligatorios en cada pueblo y ciudad, como esperanza para salir de abajo; grandes objetivos y erradas estrategias para el llamado “último dictador de Europa”.
Y, por último pero no menos importante, dentro de la lista de amigos famosos de Hugo Chávez, nada más y nada menos que Fidel Castro mismo. ¿Qué se puede decir de él que no se haya dicho ya? ¿O que sí se haya dicho? Podríamos decir que, siendo una figura admirada en Hollywood, con hombres y mujeres erotizados de la talla de Oliver Stone (ya la sabíamos), Jack Nicholson (uno de mis héroes), Leonardo Di Caprio y las susodichas supemodels Campbell y Moss, el gobernante de la isla les pone alfombra roja en el aeropuerto y espías alrededor. Como una manera de obtener recursos para su destrozada economía, Castro utiliza esa información para extorsionar a sus invitados; cuando Pedro Almodóvar fue confrontado, no cayó en la trampa, al afirmar que todo el mundo sabía que el era “maricón”.
Capítulo aparte, como en una novela al estilo Corín Tellado, está el recientemente fallecido Saddamn Hussein, colega de la Tellado en eso de escribir novelas de amor imposible entre el chico rico y la mujer casada y pobre. También como CT, ha tenido sus obras adaptadas a la televisión, además de pistolas y ametralladoras bañadas de oro o plata; películas soft-porn, y palacios de sexo de siete pisos (perdón, ese es Kim Jong Il).
Al resto de esta lista de diez continúa con el “Senior General” Than Shwe, del país anteriormente conocido como Birmania (ahora Myanmar), en el poder desde 1992, que mandó a sus generales a aprender cocina francesa como elemento de diplomacia; el Sultán Haji Hassanal Bolkiah Mu’Izzaddin (conocido como el sultán de Brunei), magnate petrogasero que importa mujeres norteamericanas (entre ellas una ex Miss USA) como prostitutas de muy alto standing, para luego secuestrarlas en su palacio de 1700 habitaciones; otro “indefinidamente reelegido” desde 1993, Kirsan Ilyumzhinov, presidente de Kalmikia, otro pedacito de la URSS, el cual dirige su país (y a la Federación Mundial de Ajedrez) con puño de hierro, quizá gracias a los alienígenas que, según él, lo secuestraron. Y otro pedacito de la URSS llamado Turkmenistán, presenta a Saparmurat Niyazov, reelegido indefinidamente desde 1990 hasta su nombramiento como presidente vitalicio en 1999, que también escribe libros, pero esta vez de orden espiritual, de lectura obligatoria todos los sábados, y que también pone su nombre y el de su madre entre los meses del año. Ah, y un príncipe africano que escoge a sus concubinas al reunir a todas las adolescentes vírgenes en un estadio.
¿Qué detallitos picantes encontraremos del paracaidista locatario de Miraflores, que no se haya dicho ya? ¿O que sí se haya dicho? Aparte del insomnio, el litio, el balón gástrico, la suite en el hospital militar, sus allegados homosexuales…

Guardar en Del.icio.us

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s