mis audífonos

“… y resulta que le había subido todo el volumen a los audífonos para ahogar el ruido del metro, y eran las ocho, estaba cansada, cerré los ojos, creo que me dormí por un instante… y de repente abrí los ojos y los volví a cerrar… te juro que vi las balas volando a mitad de camino… y la música seguía sonando… lo único que se me ocurrió fue cubrirme la cabeza con los brazos y poner posición de impacto como en los aviones… no me atrevía a quitarme los audífonos, no quería ver…”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s