Discurso de Graduación 1994 [Ficción]

Éste es el discurso que me hubiera gustado dar en mi graduación.

En recuerdo de las revueltas estudiantiles de Febrero 2014 en Venezuela, y de cualquier revuelta estudiantil en todo el mundo.-Alfonso

Buenas noches, padres, compañeros y personal docente. Agradezco su presencia, su atención y a mis compañeros de promoción les agradezco por forzar mi entrada a este podio. Estoy aquí para decepcionar a algunos de los presentes, motivar a otros, y confundir al resto.

Empezaré por decirle a mis compañeros qué nos vamos a encontrar afuera de este auditorio. Afuera de este auditorio encontraremos millones de estudiantes recién graduados,  como nosotros. Un porcentaje grande saldrá a competir por cupos universitarios, y muchos no lograrán entrar en la carrera que desean. De los que logran entrar, unos cuantos lograrán salir graduados, a enfrentarse con el futuro. O eso es lo que ustedes creen.

Otra cosa que nos espera allá afuera, es la economía, que determina cuánto vale nuestro esfuerzo.

Nuestro país se sostiene gracias al petróleo y otras cosas que se sacan de la tierra y ensucian mucho, como el hierro y el aluminio. Quien determina el rumbo de la economía es el Estado cuando decide cuánto dinero gastar de lo que recibe por vender el petróleo y todo lo demás.

El Estado está dirigido por políticos, y desde 1989 hemos estado recibiendo recordatorios que los políticos en el poder no son buenos, y los golpes de estado de 1992 nos enseñaron que los militares que quieren sustituirlos son aún peores.

Somos ciudadanos de un país que depende de políticos que deciden cuán ricos somos. Somos dependientes del Estado.

Estoy diciendo las cosas como son, y no como deberían ser.

Quiero que, cuando salgamos de este auditorio, tengamos en mente la palabra Independencia. Los estudios existen para darnos herramientas para ganarnos esa independencia, para lograr la libertad individual.

Si confiamos en el Estado para que nos de empleos y medios de subsistencia, no habremos logrado nada, porque en cualquier momento el Estado se resfría, y nos deja a todos colgando.

En cualquier economía, el principal generador de empleo es el Empresario. Sin empresarios, no hay productos ni riqueza. Los empresarios son los que alimentan a las familias que, de otra manera, estarían viviendo de lo que decida darle el gobierno o de lo que recojan en los basureros.

Si pueden entrar a la Universidad, los felicito. Y si deciden convertirse en empresarios en vez de esperar a alguien que les dé un puesto o un empleo, los admiro. Al graduarse de esta institución nos destacamos por encima de muchos que se gradúan también por estos días. Y si logran graduarse y emprender, serán una élite mucho más cercana al éxito.

Acabo de decir las cosas como deberían ser. Ahora vuelvo a la realidad.

El 27 de febrero de 1989 vimos como masas de gente saqueaban negocios, robaban lo que estuviera suelto y destruían no que no podían llevarse. Y luego vimos militares disparar con ametralladoras.

Esas personas que saquearon los negocios por todo el país no son extraterrestres ni invasores extranjeros. Son personas que, el día anterior, usaban el metro, las aceras, y los autobuses como cualquier otra persona. Quizás es gente conocida; la vecina de alguien, el familiar de alguien del trabajo, la persona que se sentó al lado de uno en el carrito por puesto.

En 1992 vimos militares abrirse camino a balazos para ocupar un canal de televisión y oficinas del gobierno. Hubo muertos, al igual que en 1989. Tampoco eran soldados internacionales, y esto no es la segunda guerra mundial. En uno y otro caso, hablamos de lo que los políticos llaman “el pueblo”. Este país, mío y tuyo.

¿Algún familiar de quienes perdieron sus negocios se va a creer el cuento acerca de ser empresario en este país?

¿Qué van a hacer los recién graduados cuando salgan a buscar empleo y no haya quién se los dé?

Mi mensaje final, para esta noche, es que busquen su independencia desde ya. No esperen a graduarse de la universidad. No esperen a dejar la universidad porque sus padres ya no pueden pagarla, o porque al gobierno se le ocurrió cerrarla. Salgan y llénense de herramientas que los pongan a producir lo más rápido y mejor posible.

Si quieres ser arquitecto, aprende a dibujar. Si quieres negocios internacionales, primero aprende idiomas. Si quieres ser ingeniero civil, aprende a construir. Busquen destrezas que puedan aprovechar inmediatamente y ganar dinero de una vez en cualquier parte del mundo. El trabajo del ingeniero petrolero depende del soldador que une las tuberías del complejo refinador. La película éxito de taquilla depende de quien empuja el carrito que lleva la cámara. La discoteca de moda no es nada si nadie sirve tragos.

Una vez que hayas experimentado el mundo en vivo y hayas trabajado en él, ahí sí podrás entender todo lo que te van a meter en la cabeza en la universidad, o simplemente empezar tu propio negocio de una vez.

Busquen herramientas para la independencia y tendrán de qué vivir si este país se va a lavar calzoncillos de dictadores.

Muchas gracias.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s