fuera de escala [fragmentos]

-un momento. Tú no sabes. Todo lo que he dicho hasta ahora puede ser una mentira.

Sonia derramándose encima de mí, bombeando enajenada, no es la única referencia a Sonia. En una tienda de cerámicas un domingo a las once de la mañana, mientras Dina habla con la vendedora y tú das vueltas, te miras en los espejos y te mueres de sueño, juegas con los grifos y con las combinaciones de color. Sonia estará tomándose un café contigo como una pareja de viejos amantes una mañana cualquiera de desayuna americano de bacon y huevos fritos.

Piensas qué cerámicas quieres para tu casa, qué cerámicas querrías para la casa de tus sueños, cuando casado estés, con una van en el garaje y un sedán al frente. Alarma.

Fragmentos de ficción: Malicia


Para salir de Italia, los Goncourt Mazzini, mis padres, hicieron uso por última vez de las influencias que les daba el apellido, y contrataron un falsificador de pasaportes. Él no sabía quién era yo, y cuando me pidió los nombres, sólo pude atinarle a unos personajes de una película de Carmen Miranda.
– ¿Su padre?
– Fernando santos.
– ¿Usted?
– Eduardo santos.
– ¿Su madre?
– Carmen…
¿Qué voy a decir? ¿Carmen Miranda, para que nos descubran fácilmente? ¿Carmen Santos, para quedar todos como hermanos?
– Carmen San Diego.

Se supone que íbamos a desechar estos pasaportes apenas entráramos a Venezuela y nos asentáramos. No soy capaz de imaginarme los diplomas de mamá con ese nombre de videojuego.
Pero yo guardé mi falso pasaporte. Sabía que iba a necesitarlo alguna vez. Posted by Picasa

vista de reflejo – por ApoloBelenus

En una góndola veneciana se besa una pareja siciliana arrullados por los cantos de un gondolero napolitano (a pesar del mal olor); y yo aquí acompañando a una taza de café en Caracas; una romántica pareja alemana decide escalar el Matterhorn, y yo pensando en ella aquí en caracas: en Belgrado una pareja se oculta bajo el pickup de la Associated Press y susurran teamos en croata, y yo nadando en remordimientos y dolores aquí en caracas; en Madrid una pareja recuerda los tiempos de la movida, las tapas y los chatos tras de los taconeos de la sevillana; y yo aún decidiendo entre ella y quién sabe quién, entre ella y nadie; en Praga, nadie sabe lo que pasa en Praga; y aquí mi Ello absorbiendo a mi Ego y mi Super-Ego al estilo /hostile takeover/, ojeras negras cosecho; en Buenos Aires, después del tango, una pareja pasea por la Plaza de Mayo a diez mil besos por hora; yo agobiado por todo, echándome la culpa de todo, sufriéndolo aún; en Santiago comparten la última cerveza, y yo podrido aquí en la misma ciudad, quimera vana, aburrida, insulsa y anodina; en Moscú ellos se dan calor entre los dos , mirándose a los ojos para contagiarse la ternura seca eslava tras de la catedral bizantina de San Basilio; y yo escribiendo esta estúpida nota mientras mi destino no varía; igual que siempre, me espera sentado en el resquicio de la puerta.

28/3/92

“/mi corazón/me lleva/hacia el hondo bajo fondo/”

Pocos hombres admitirían cuánto les ha hecho falta estar con una mujer. Y muchos menos, los que han estado buscando sustitutos; algo más, más rápido, más seguro, más fácil; sin ataduras, dolor o compromisos. Aunque eso traiga después dudas y arrepentimiento. Justo cuando el deseo es más fuerte.

Tampoco niego la atracción de lo prohibido; quizás sentir una rigidez extraña, parecida a mí,;saber qué está mal según la propia balanza; y sin embargo seguir cruzando las barreras equivocadas. Con miedo al disfrute.

Miss G – blackfin

Veo la piel de Miss G temblar mientras me acerco con el pincel.
No puede evitar sacudirse y cerrar los ojos violentamente mientras escribo con largos y lentos trazos de fría tinta los caracteres de la palabra ‘esclavo’. Su temblor se agudiza mientras algunas gotas se escurren por su costado. Tomo una larga aspiración del cigarrillo, y la disfruto. Son sus cigarrillos preferidos.
Frío. El único calor que se le permite a Miss G es el que emana de su propio cuerpo y seca la tinta para dejar una palabra brillante sobre su vientre de adolescente de 31 años casada. Este momento hay que inmortalizarlo. Un poco más de humo, para la cámara.

time to rap, time to swing. -apolobelenus

-el título tiene una referencia oblicua a “El Zahir” de Paulo Coelho, en versión ‘chiste de traductor’: apesta en cualquier idioma. _fireserpent
-qué bolas, tiene miedo de romper, y lo que hace es escribir esto! _blackfin

unlikely break up songs
Björk – “all is full of love”: mucho mejor en la versión de Death Cab For Cutie. El mensaje es que no me necesitas para recibir amor, por qué yo, si puedes obtener amor de cualquier otra fuente, alguien más te dará amor y te cuidará; yo no.
Luis Enrique -“mundo mío”: detrás de lo hippie de la canción, que pareciera sonar a “vamos a cuidar el planeta”, el autor define de manera enérgica sus límites, al comparar un ‘mundo’ con el otro, el autor también deja escapar cierta vulnerabilidad al decir que su mundo es únicamente suyo, y cerrando la entrada.
Una canción de rompimiento demoledora, y hermosamente cantada con la voz de Tracy Thorn es “better things”, de Massive Attack. Demoledora porque la mujer de la canción le devuelve al hombre todas las excusas que utilizó con ella. Y es fuerte pero también vulnerable: guárdate esa mentira de querer ser libre; tu libertad sin amor, tu magia sin amor, además, la letra de la canción prepara el rebote: aquí me levanto; mejores cosas seguramente vendrán a mí.
Y nadie dijo que las canciones de despecho no se bailan, nada más piensen en “i will survive”. O más recientemente, “days go by”, versión fuIl vocal, de Dirty Vegas. (Se me aguaron los ojos de sólo recordarla.)
de la buena época de prisioneros, que se limitó sólo al disco ‘corazones’, viene la canción de despecho más creepy que pueda existir, al menos en español: “es demasiado triste”, además de la letra, afilada como borde de cuchara, la música en sí, desde los violines subibaja hasta el órgano de circo, pareciera sonar como la pesadilla de marylin manson cuando lo dejó su primera novia.
(¿En qué momento cambié de canciones de rompimiento a canciones de despecho? claro, como he llorado con la música de super mario brothers, cualquier cosa es cualquier cosa. erm, ‘corbullón soplao’.)
En cuanto a creepy en otros idiomas, me recomendaron una vez “hurt” de Nine lnch Nails. Lo siento, más sentí “five hundred years” de Five For Fighting.
En el reino de la fantasía, me gustaría oír que podrían hacer grupos como Franz Ferdinand o Crystal Method. O los locos estos que cantan “song against sex”, o también Architecture In Helsinki. (attic in the basement!)