4 años y tres meses #trenes

25/10/04

Así que abordé el tren más voluminoso. Acabo de entrar y son las 830. No hay casi nadie, pero los que están se atarean en sus posiciones. No hay maquinista. No está mi amigo el guía. Ni siquiera sé si la hora es la correcta. ¿Habré llegado demasiado temprano?

Sentado en un pasillo aún pienso porqué abordé. Porqué dejé en el andén a los otros trenes. El tren aún no arranca. Eso parece, aunque siento movimiento.

Cuando uno deja la estación y pierde de vista a los otros trenes no sabe en realidad qué pasa con ellos: si se quedan suspendidos en el tiempo. Como uno no los puede ver, sólo puedo imaginar que el tiempo pasa y cada vez hay menos vapor en las calderas. Supongo que eso será lo que encontraré si regreso a la estación.

Tengo el boleto de un segundo tren arañándome el bolsillo. Estoy tan indispuesto a esperar, y sin embargo espera me ha sobrado en esta luna creciente. De buen augurio.

Sigo esperando, oyendo el sonido de las calderas, sintiendo la vibración de un trenque espera, así que pienso qué hago aquí. De qué me estaré perdiendo.

Cuatro años y tres meses. ¿Estaré aquí por lealtad, por honrar el esfuerzo de un amigo? ¿Estoy aquí por él y no por mí?

Cuatro años prometidos para salir de aquí. Tres meses de prueba. Hacia un territorio desconocido. ¿Será que el destino que el destino pone todas las puertas y nos da todas las llaves? ¿Es esto todo destino?

-si tuvieras que contar esta historia a un amigo, ¿cómo empezarías? 
je je je– “amigo, tengo problemas.” 
-si empiezas así, nadie te escuchará. 
-es que tú no conoces a mis amigos. 
-/te acuerdas de aquella película, en la que decían que si quieres que la gente venga no grites auxilio; mas bien grita fuego? 
-mientras no sea ante el pelotón de fusilamiento. 
-gracioso. ¿y entonces, cómo vas a empezar? 
-por el principio? 
-y en el principio fue el verbo. 
-ahora el gracioso eres tú. 
-me la pusiste fácil! es más, empieza por el principio site sirve, pero mejor llega al punto porqué todo sucede. 
-eso no depende de mí; depende de los personajes. 

7:11 PM 20/7/06

exiliado por el peso de las mentiras 
estoy tranquilo? 
debo recolectar mis momentos de suerte 
como cuentas de collar 
del árbol de las señales del camino? 
y qué hago con el sentimiento visceral 
el cual dejé que me empujara 
lejos de los pasillos de este esfuerzo 
para amanecer, rodeado de olas en esta isla de lodo? 
estoy tranquilo? 
la llamada no ha llegado, 
y puede traer cualquier noticia. 
pienso en ella y el corazón se detiene. 
miedo, viejo compañero. 

6:43 PM 19/7/06

¿Hasta qué punto queremos ser protagonistas de las historias que contamos?

¿Quién dice que Nabokov (a pesar del férreo control que ejerce sobre sus personajes) no quiso vivir las aventuras de sus caracteres, ser Humbert Humber, o la misma Lolita? ¿Hasta qué punto el pasado, en tanto no demostrable, puede ser modelado para obtener el presente deseado? Tal como diría algún periodista, “apégate a la historia”. O a la Historia.

2006-04-07

Tomado de las grabaciones de la última reunión del concejo editorial de MundanoSublime.

(FireSerpent no se había presentado aún; tenía el encargo de traer suministros destilados. ApoloBelenus y Blackfin conversan.)

ApoloBelenus: Fíjate que Brasil y Estados Unidos se parecen en muchas cosas.

(Comentario: aún no hemos empezado la primera ronda de whisky con menta.)

Blackfin: a ver, explícame.

ApoloBelenus: Los dos son territorios grandes y federales. ¿Sabías que Brasil estuvo a punto de ser varias repúblicas separadas?

Blackfin: Me hubiera gustado ser embajador de la República de Ipanema, entonces. ¿Te imaginas a la chica de Ipanema como primer ministro? Algo así como Margaret Thatcher con mejores piernas. Sigue.

ApoloBelenus: A ver… ambos decretaron dónde se ubicaría su capital y la construyeron a su gusto. Y tienen abreviaturas postales de dos letras para los estados.

Blackfin: País cool es el que se permite jugar Simcity de carne y hueso.

(Llega FireSerpent, con las manos ocupadas y señalando a ApoloBelenus con un movimiento de quijada.)

FireSerpent: Eso es falso, eso es falso. A ver si dejan de hablar y se ponen de acuerdo para el rediseño de la página, o se ponen a escribir, porque no más han posteado puros refritos últimamente. Aquí está la cerveza.

Amigo Poeta

A los poetas en retroceso, 8-2-2003

Amigo Poeta
Tú que conviertes las palabras
En el arco y las flechas de Cupido
Nunca cambies de arma
Nunca cambies de flecha.

Deja a los guerreros 
Las palabras oscuras
Las voces afiladas
Y las frases de miedo.

Usa cerebro y corazón para iluminar
El camino que ensucian los malignos,
Que escombran los cobardes,
Que ensangrientan los perversos.

Sé solaz y regocijo,
Descanso y recarga.

Ésa, amigo mío, es tu misión.
No aceptes ninguna otra.

Hay una teoría que me gusta, y que me puede servir para redondear una historia que estoy escribiendo:

El “software” del ser humano (alma, memoria, espíritu) reside en el inconsciente colectivo como en una “nube” computacional. Y no “cambia” en un sentido físico con respecto al tiempo, sino que adquiere más conexiones en torno a lo que le rodea.

De esa forma, con la transmisión de información a través del tiempo, intentado con el viaje de una partícula por túneles limitados por laser, se posibilita que el “ser” del presente actual ocupe su cuerpo en otra línea de tiempo (“pasado”).

Julio 12, 2010

‘lux marinae’

¿A quién sirves?

Tenemos las defensas levantadas
Los puños apretados
Los músculos listos
Para devolver el golpe que no llega.

Con el motor acelerando
Esperando a que se apague la luz roja
Esperamos el momento de dejar al otro atrás.

¿Qué es lo que estás defendiendo?

¿Quién nos puso frente a frente
con la palabra injusta
para el momento tenso?

Me presento al duelo
Sin arma ni blindaje.

mis audífonos

“… y resulta que le había subido todo el volumen a los audífonos para ahogar el ruido del metro, y eran las ocho, estaba cansada, cerré los ojos, creo que me dormí por un instante… y de repente abrí los ojos y los volví a cerrar… te juro que vi las balas volando a mitad de camino… y la música seguía sonando… lo único que se me ocurrió fue cubrirme la cabeza con los brazos y poner posición de impacto como en los aviones… no me atrevía a quitarme los audífonos, no quería ver…”